A lo largo del año, por lo general se tienen disponibles algunos periodos de asueto. Se trata de periodos, normalmente cortos, en los cuales se tiene la oportunidad de dejar de lado las actividades rutinarias y entregarse por completo al descanso y la relajación. No obstante, aprovechar al máximo un periodo vacacional- si se le utiliza para emprender una travesía turística-, depende en mucho del destino que se haya elegido para visitar durante ese periodo de asueto. En lo que sigue comentaremos por qué vale la pena visitar el estado de Morelos, en cuanto tengamos la oportunidad de emprender una travesía vacacional. Se trata de una entidad colmada de cosas interesantes y descubrimientos turísticos capaz de cautivar incluso al más exigente viajero.

Uno de los lugares más atractivos de Morelos es el Pueblo Mágico de Tlayacapan. En esta comunidad se oculta un conjunto de maravillas turísticas que incluye el Palacio Municipal de mayor antigüedad en el país, decenas de las llamadas capillas de barrio, todas ellas de bella manufactura, tradiciones artesanales variadas y deliciosas creaciones gastronómicas. También es destacado el Templo y Ex Convento de San Juan Bautista, el cual fue finalizado en 1572 a instancia de los religiosos agustinos.

También es interesante visitar el Pueblo Mágico de Tepoztlán. Tiene como principal referente turístico el impresionante Cerro del Tepozteco. En su cima se hallará una pirámide precolombina construida por los Xochimilcas. En los tiempos del México Precolombino Tepoztlán fue el destino de importantes peregrinaciones religiosas. Vale la pena destacar la excelente oferta de hoteles con la que cuenta este Pueblo Mágico de Morelos.

Como hemos podido comprobar en nuestros comentarios previos, hay muchos motivos por los cuales vale la pena visitar Morelos durante las vacaciones. Es un lugar mágico de valiosos antecedentes históricos y con mucho folclor y colorido en sus más pintorescas comunidades. Lo mejor de todo, es que los servicios turísticos con los que cuenta Morelos son de excelente nivel. En efecto, los hoteles en Cuernavaca, por ejemplo, son variados en su rango de precios y muy satisfactorios en las distintas propuestas de hospedaje que manejan para recibir a los visitantes. Es algo que también se presenta con respecto a los más famosos restaurantes de Morelos.